Los padres de familia de la escuela José Ingenieros desean que vuelva la tranquilidad al establecimiento.

José Granda Pardo, director de la Escuela José Ingenieros Nº 1, fue suspendido por un mes. La razón es haber utilizado USD 100  de dos lugares de expendio y pagar los servicios de seguridad a un guardia privado, mientras su titular estaba de vacaciones.

Para Granda fue una maestra quien llevó el recibo donde la ex coordinadora de educación, Miryam González, para que se siga el sumario administrativo, “no sé con qué ánimo, creo que prevaleció la maldad porque hay organismos de resolución de conflictos en la misma institución”, dijo Granda.

Considera que existe tráfico de influencias porque hay maestros acusados de violaciones, acoso sexual y estos sumarios duermen en los laureles.

Solicita una segunda investigación e irá hasta el Ministerio de Educación, “mi honorabilidad de 32 años en el magisterio y cuatro años de administración se ve pisoteada”, indicó.

Al director le apoya un grupo de padres de familia quienes rechazan la actitud de algunos maestros. Luis Alberto Samaniego desea la tranquilidad y paz en el establecimiento.

Denunció que un padre de familia se arroga funciones haciéndose llamar presidente del Gobierno de la escuela, situación que no es real. “Queremos que las autoridades nos apoyen porque estamos cansados de los problemas que causa este padre de familia”, aseveró Samaniego.

También existen maestras que les señalan a los niños, “por fin se fue ese director ladrón” aseveró Granda.