El rescate en toneladas de oro que los españoles recibieron para la libertad del Inca Atahualpa, hizo aún más grande su ambición de oro.
El español Francisco de Orellana organizó una expedición, buscando la “Tierra Canela” y “El Dorado” (tierras en las que se rumoreaba se conservaba mucho oro y especias).
En esta expedición participaron, aproximadamente, 220 españoles y 4 000 indígenas. 4 000 llamas transportaron la carga y suministraron la leche todos los días.
Unos 200, más de 2 000 perros de caza y muchos caballos fueron llevados al viaje. Antes de salir de las montañas, cientos indígenas murieron en los puertos glaciales.
Orellana partió de la ciudad de Guayaquil el 14 de febrero de 1541. En el camino, él y sus hombres confrontaron con muchos tribus y sufrieron muchas pérdidas. Andaban escasos de comida y estaban exhaustos.
Alrededor de diciembre, los miembros que sobrevivían hasta entonces llegaron a estar inquietos y decidieron abandonar las líneas; pero el 12 de febrero de 1542, descubrieron un río inmenso.
Después de derrotar un grupo de mujeres guerreras (las Amazonas) en combate, Francisco de Orellana nombró el río “Amazonas”.
El descubrimiento de este río costó Orellana una caminata de 303 días desde Guayaquil hasta la “Tierra Canela” y “ El Dorado”.
Navegó 257 días a la isla de Cobagua. Muchos indígenas y españoles dejaron sus vidas a lo largo de este camino. Ecuador decretó el 12 de febrero como “Día del Oriente”.