Como parte de nuestra cultura, dentro de las tradiciones de nuestro pueblo, como una manifestación del arte culinario de la parte de El Oro, aparece un singular nombre para conceptualizar uno de los platos típicos de nuestra tierra más conocidos en el Ecuador. No piensen que es la historia de un tigre que anda suelto por Zaruma, pequeño con larga cola y tipo dálmata pero en amarillo con negro pues no, el tigrillo es para los zarumeños lo que el repe es para los lojanos.

Tigrillo es un plato típico de Zaruma, que de paso queda en la Provincia de El Oro y por supuesto se llama así porque al servirse, se pueden distinguir los mismos colores que los del tigrillo.

El Tigrillo normamente se lo sirve en el desayuno o en la cena, pero muchos como yo lo podemos comer cuando sea, ya que es uno de los platos favoritos del paladar ecuatoriano, por supuesto va bien acompañado por un buen café zarumeño o en el mejor de los casos de un buen café lojano, y si no se tiene, con un buen café,venga este de donde venga.

Para su preparación, los ingredientes que no pueden falatr siempre son los siguientes: plátano verde, el huevo frito, refrito de cebolla y el queso.

¿Cómo se lo prepara?

Pues es sencillito, dependiendo del número de clientes y del hambre que tengan compren los plátanos verdes, de ser posible, que sean barraganetes. Luego pele los mimos, córtelos, y póngalos en una olla con agua, cocínelos hasta que tome un color medio amarillo y que se sientan suaves. Procede a apagar la olla, bote el agua y aplaste los plátanos hasta que quede una masa con pequeños “grumos”, igual como si se harían Bolones de Verde.

Una vez que tengan los verdes cocinados y aplastados, tomen un sartén con aceite y refrían cebolla, la cantidad necesaria de acuerdo a la cantidad de plátano. Cuando el refrito esté listo, añada el verde, mezcle lo mejor que pueda y haga un frito.

Cuando el plátano verde está ya frito y bien mezclado con el refrito, añada un par de huevos y revuelva todo, al final añada, sal y pimienta al gusto.

Para acompañar con el cafecito, este debe ser filtrado en un adecuado ‘chcucho’. Finalmente proceda a disfrutar de esta delicia de la cocina zarumeña, que se ha convertido en una golosina predilecta para los ecuatorianos.